Preguntas frecuentes sobre cirugía oral
Sobre las muelas del juicio
También conocidas como  cordales o tercer molar, llamadas así porque aparecen normalmente en la segunda década de la vida, entre los 18 y los 24 años.

Son conocidas también  como “muela del juicio” porque  aparecen en escena sobre  los 18 años, que es cuando  supuestamente dejamos de ser niños y  tenemos Juicio más  para entender y tomar decisiones   y es la muela más famosa de todas las de la boca.

Las más populares son  las inferiores aunque las superiores también tienen lo suyo.

Actualmente solo sirve para sacarnos de quicio, porque hoy no tiene ninguna funciona, ni siquiera sirve para que mastiquemos mejor. Son una reminiscencia de nuestro pasado cuando  eran  utilizadas para  cortar elementos duros (carne cruda, huesos…).

Son las últimas piezas dentales que aparecen  y ocupan el último lugar en la boca, tanto arriba como abajo.  A causa de la evolución que hemos  experimentando como especie, nuestros maxilares se han ido haciendo más pequeños lo que provoca  falta de espacio, impidiendo al  cordal  acomodarse, de este modo  queda atrapada (retenida)  y en consecuencia nos provoca dolor y problemas.  Otras veces llega a erupcionar y a colocarse en la boca sin causar ningún problema .

¿Por qué me duele la muela del juicio?
Como hemos dicho, es el último molar en aparecer y no cuenta  con espacio para acomodarse en la boca, de modo que se “aparca” donde puede.   En esta zona termina lo que llamamos encia adherida y comienza  la mucosa oral y de la garganta. Los tejidos blandos que debe cortar la muela para poder salir a veces quedan sobre ella como una especie de lengua, ahí se nos instalan bacterias, penetran restos de alimento..que encuentran una casa perfectamente acondicionada  : tienen techo, alimento ,  humedad , temperatura para desarrollarse y lo más importante no hay higiene. Gracias a estos huéspedes nosotros tenemos esos dolores , con periodos de calma y periodos de actividad. Para poder defenderse nuestros organismo reacciona produciendo una inflamación de los tejidos que rodean la muela, acompañada a veces de infección.
Solución: acudir al dentista. Él te recomendará las pautas a seguir, si hay que extraerla o no.

Sobre la cirugía de los frenillos bucales
Los   frenillos  son  unos   pliegues  de la mucosa, cuya función es unir dos superficies contiguas. A veces causan problemas fonéticos, protésicos, periodontales, o simplemente estéticos.
Se clasifican en:

1. Frenillo labial superior

2. Frenillo labial inferior

3. Frenillo lingual

Problemas  que ocasionan
El frenillo superior a veces es más gordito  de lo normal y se inserta demasiado bajo, entre los incisivos, lo que puede ocasionar una separación entre ellos demasiado grande, lo que puede acarrear problemas fonéticos, produciendo un sonido balbuceante o de  silbido provocado por dicho espacio.
El frenillo inferior ocasiona menos problemas, pero entre ellos están la retracción gingival y la gingivitis, provocada por la imposibilidad de realizar una buena higiene bucal.

Cirugía periodontal
Es una técnica quirurgica que nos permite tratar la bolsa periodontal cuando la periodontitis está muy avanzada. El periodoncista limpia   cuidadosamente los cálculos y los tejidos infectados alrededor de las raíces de los dientes. También  alisa las superficies de las raíces del diente que han sido dañadas por la enfermedad. Esta cirugía elimina las bolsas de infección, permitiendo que las encías se vuelvan a pegar a la base de los dientes.

Es la 2º fase de tratamiento cuando el raspado y alisado radicular no han sido suficientes y aún quedan zonas de encia inflamada y bolsas.